El embarazo y el entrenamiento de fuerza

Y vosotras, ¿tenéis alguna duda con respecto al deporte y embarazo? Raquel te anima a preguntarle tantas dudas como tengas, con mucho gusto te ayudará o derivará a la persona que sepa que pueda ayudarte.

El embarazo y el entrenamiento de fuerza
Revista Fitness. Wellness, fitness belleza y salud. El embarazo y el entrenamiento de fuerza

En los dos embarazos de las buenahijas me convertí en la bella durmiente. El primer trimestre era un continuo cansancio que por suerte desapareció con la llegada del segundo trimestre. No tenía ganas de nada, mucho menos de moverme, el sofá me atrapaba e igual algo de ejercicio me hubiera venido bien para mejorar mi humor… Muchas Malasmadres piensan que en el primer trimestre no deben ejercitarse, sin embargo hoy Raquel López nos habla de los beneficios que tiene. Ojo, siempre que no haya problemas ni complicaciones y el ginecólogo o ginecóloga nos haya dado el visto bueno.

*Puedes seguir a Raquel López en FacebookTwitter e Instagram.

Cuando alguien lee embarazo y fuerza, por lo general se echa las manos a la cabeza, y yo no me cansaré de decir que no solo es bueno, sino recomendable. Y ya si les digo y animo a realizar ejercicio con una pesita desde el primer día que saben que están embarazadas, lo que viene siendo el temido primer trimestre, los hay incluso que me miran y fruncen el ceño, con lo que siempre me paro a explicar lo mismo y a razonar con lógica. Y no me cansaré de hacerlo, pues lo considero de suma importancia.

deporte-embarazo

A menudo les hablo de mi abuela Alvarina, que en paz descanse. Ella, al igual que la mayoría de mujeres de su época, trabajaba en el campo de primera a última hora del día, recolectando con sus propias manos y cargando los alimentos sin descanso durante los tantos embarazos que ha tenido. Eso sí que era trabajar la fuerza día a día. Sus partos, al igual que el de todas las vecinas de mi precioso pueblo astur, fueron en sus casas, rápidos y con unas recuperaciones increíbles. Mi familia cuenta que mi tío (el tercero de sus hijos) nació en el mismo “prao” recogido con las propias manos de mi abuela, que tan contenta se fue caminando hasta la casa para esperar a que saliera la placenta mientras le daba el pecho. ¡Maravilloso! Esto, sin duda, da que pensar.

Es cierto que el primer trimestre es el mas inestable de la gestación, porque el riesgo de aborto espontáneo es intrínseco al embarazo. Y repito aborto espontáneo. No hay ninguna evidencia ni ninguna señal que indique que el entrenamiento provoque el aborto o aumente las posibilidades de generar un aborto espontáneo.

Te mentiría si no te dijera que tengo clientas que han sufrido abortos espontáneos durante este primer trimestre, pero jamás he sentido que mis entrenamientos o recomendaciones hayan tenido nada que ver con ello. Mi conciencia siempre ha estado tranquila y siempre lo estará, ya que lo que sí veo cada día son los infinitos beneficios que el deporte tiene en todas ellas a todos los niveles. Y, por suerte, esas clientas siempre han vuelto en su siguiente embarazo, ya que entienden a la perfección el proceso y los beneficios.

El primer trimestre es muy importante, pero es un falso mito que no se pueda hacer ejercicio hasta el segundo. Para sorpresa de gran parte de mis clientas siempre les digo que es el mejor por motivos fisiológicos. Se dan una serie de cambios hormonales, muchos en realidad, pero aun no se han generado los cambios morfológicos, por lo que es el momento de aprovechar porque el rendimiento aumenta.

primer-trimestre-embarazo

Y aquí va un dato muy curioso que las mujeres de alto rendimiento y competiciones conocen perfectamente: en algunos países del Este de Europa dejaban embarazadas a sus atletas para aprovechar esta ventaja en su rendimiento y cuando se producían los cambios morfológicos y estructurales, las hacían abortar. Lo que viene siendo la moral ni la nombremos.

En la antigüedad se consideraba el embarazo como una enfermedad y, en casos donde la economía familiar lo permitía, la mujer gestante realizaba un reposo casi absoluto… Por suerte, hemos avanzado mucho, no lo suficiente aún, y hoy sabemos que el embarazo es un proceso fisiológico y que la actividad física va a producir innumerables beneficios, no solo para la madre, sino también para el feto.

¡Ojo Malamadre, que esto no quiere decir que todo vale! No nos vengamos arriba.

Debemos descartar todos aquellos deportes o ejercicios que entrañen riesgos de impacto o presión-descompresión en el abdomen-feto y que puedan crear un traumatismo en el feto, alto riesgo de caída, deportes o actividades de esfuerzo brusco y/o anaeróbico láctico (generalmente pulsaciones superiores a 150 por minuto), que inciden negativamente en el aporte de oxígeno al feto; así como ejercicios y deportes con cambios bruscos de dirección o en los que la pelvis se vea sometida a una actividad abusiva que puedan dañar al futuro bebé.

La recomendación sería que este proceso fuera dirigido por un especialista en entrenamiento durante el embarazo. Durante el embarazo hay que entrenar, no hay más. Eso sí, hay que saber cómo y con quién (insisto en buscar profesionales especialistas y formados).

Durante el embarazo no puedes, sino que tienes que entrenar, y aquí te dejo unos tips que tú como embarazada o tu entrenadora deben seguir:

  • Sigue un plan de entrenamiento adaptado a ti.
  • Sé constante, entrena todos o casi todos los días de la semana.
  • Trabajo aeróbico y de fuerza.

Todo esto hará que tu parto sea más rápido, con menos efectos adversos y con una rápida recuperación. Y sé que cada embarazo y persona son diferentes. También os hablé en el blog de todas las preguntas que os pueden surgir sobre actividad física y embarazo.

Y vosotras, ¿tenéis alguna duda con respecto al deporte y embarazo? Raquel te anima a preguntarle tantas dudas como tengas, con mucho gusto te ayudará o derivará a la persona que sepa que pueda ayudarte.

ad